Google+ juventud, divino tesoro... ~ el oido del mundo

jueves, 24 de noviembre de 2011

juventud, divino tesoro...

Tengo un problema. A medida que mi vida avanza y me hago mayor estoy notando que no asumo mi edad. Pensaba que era algo aislado, que unos pocos teníamos el complejo de Peter Pan, pero cada día conozco más personas a las que los años no son capaces de quitarles la capacidad de sorprenderse a sí mismas y a los demás. Personas que mantienen la frescura y la ilusión a pesar de acercarse peligosamente a los cuarenta o haberlos superado ya. ´
Y no es sólo eso. También he notado que el tema de la vestimenta puede llegar a un punto sumamente crítico. Mi abuela era abuela desde que tengo uso de razón. Con cuarenta años ya era vieja. Pero vieja vieja. Ahora, las nuevas generaciones están a años luz de eso. Yo tengo 35 pero tengo amigos y conocidos que se acercan mucho o superan los 40 y siguen vistiendo como si tuvieran 25, cosa que también me pasa mucho a mí. Que si chaquetitas de chandal, que si unos pantalones caidos, unas adidas star wars, qué sé yo! Y no sólo es la ropa, puedo hacerlo extensivo a una actitud y a una forma de vida, de sentir y de disfrutar las cosas. El caso es que se avecina una horda de abuelos (nosotros) que con 50 años o más seguiran yendo a conciertos, poniéndose más pedo que Alfredo y vistiendo cómo si acabaran de salir de trigo con la carpeta de Crepúsculo entre los brazos. Se acabaron las batas a cuadros, vivir oliendo a cerrado y ver las telenovelas, saldremos con normalidad, estaremos conectados a la red. Se acabaron los cardados a vida o muerte para ellas y los tirantes para ellos. Viviremos al loro de la moda. No sacaremos cientos de céntimos en el hiper buscando en nuestras diminutas carteritas de piel y monederos de colores ocres. Buscaremos en nuestras carteras Rip Curl o DC nuestra "tarjeta virtual". ¿Seremos tan excéntricos como pueda parecer por esta reflexión o estaremos hablando de algo que ya se tendrá por completamente normal? Quiero decir, ¿habrá otro montón de cosas nuevas que desconozcamos que nos situarán exactamente en la misma posición en la que se encuentran los mayores de ahora? ¿Como nos llamaremos, viejovenes o abueloscentes? Miedo me da pensar en esas amigas de mi hija que vengan a casa a estudiar y yo con la gorrica intentado "molar" y diciendo "eh! yo escuchaba Nirvana y llevaba el pelo largo! ¡me morrrrrriiiiiiaaaaaa!!!. Pobrecilla por lo que va a pasar...

Bueno, supongo que al final la vida es tan alarmantemente corta como para tomársela demasiado en serio. Espero poder sonreir en mi lecho de muerte y pensar que he disfrutado de ella sin preocuparme demasiado por el qué diran...

7 comentarios:

¿Quieres vender tu disco en eloidodelmundo? Estás a un click de saber más

Publicidad low cost! Publicidad low cost! Publicidad low cost!

Difunde la palabra de eloidodelmundo!

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More